jueves, 7 de octubre de 2010

Granadinos ilustres: D. Álvaro de Bazán y Guzmán

Nuestra ciudad, Granada, ha sido y es cuna de muchos e ilustres ciudadanos. Al nombrar "granaíno"nos vienen a todos a la mente nombres como García Lorca, Eugenia de Montijo, Frascuelo, Pedro Antonio de Alarcón, Alonso Cano, Boabdil, el Capitán General Narváez o el recientemente fallecido Ayala. Luego tenemos muchos hijos adoptivos, también conspicuos, como San Juan de la Cruz, Manuel de Falla, San Juan de Dios, el Gran Capitán o los própios Reyes Católicos que reposan eternamente en nuestra ciudad.

Junto a estos, existe un gran número de granadinos que podemos calificar de insignes por su trayectoria o por su participación en algún hecho que les hizo dejar huella en la historia, pero que en numerosos casos son desconocidos para muchas personas, o al menos se desconoce que nacieron en nuestra tierra.

Hoy, día de la Virgen del Rosario quiero inaugurar mi particular panteón de granadinos ilustres con uno de los grandes almirantes que participaron en la Batalla de Lepanto, vencida por la Liga Santa constituida por Felipe II , y capitaneada por el insigne D. Juan de Austria, precisamente hoy que se cumple el 439 aniversario de «la más memorable y alta ocasión que vieron los pasados siglos, ni esperan ver los venideros», como la describió D. Miguel de Cervantes.

Me refiero a D. Álvaro de Bazán y Guzmán, uno de los más ilustres y a la vez desconocidos paisanos que tenemos. Desde mi punto de vista ha sido uno de los grandes olvidados en "el paseo de la fama" del boulevard de Constitución (espero se le recuerde en la segunda fase) y desconozco si existe algun busto, escultura o placa conmemorativa en alguna parte de nuestra ciudad (aunque creo que la respuesta es negativa) (si alguien lo sabe, que me lo comente). Sí da nombre a una calle, la que discurre desde la Plaza de S. Agustín, por detrás del mercado, hasta la calle Elvira, cruzando la Gran Vía.


La familia Bazán llegó a nuestra ciudad en la Guerra de Granada, donde luchó su abuelo. Su padre, marino de prestigio al servicio de Carlos I, de igual nombre y conocido como Don Álvaro «el Viejo», llegó a ser Capitán General de las Galeras de España.

D. Álvaro de Bazán nació el 12 de diciembre de 1526 en el mismo centro de Granada, junto a la actual Plaza de Isabel la Católica, en una noble casa cuyos terrenos comprara más tarde la familia de los Cordova y edificara allí el famoso Palacio de los Cordova de nuestra Ciudad (como sabrás no siempre estuvo donde está ahora).

Debió de estar poco en nuestra ciudad (quizás por eso lo hemos olvidado), pues dicen las crónicas que desde muy joven tuvo la oportunidad de navegar en la escuadra de su padre. El 25 de julio de 1544 participó activamente junto a su progenitor en la derrota de las tropas francesas en las costas de Galicia. El libro "Retratos de españoles ilustres" describe así los hechos :"Alumno de su padre en el arte de la guerra, participó desde sus tiernos años de los laureles que le habían ceñido. A su lado estuvo en la victoria naval que consiguió de la Armada Francesa sobre las costas de Galicia en 25 de Julio de 1544; y conducidas las presas á la Coruña, quedaron al cuidado del joven Alvaro, mientras su padre dando gracias al Cielo recibía las honras del Príncipe D. Felipe, y los aplausos de toda la Nación. Así pudo salir ya en 1554 como Capitán General de una Armada á custodiar nuestras costas, y proteger el comercio de Indias".

Sus primera encomienda fue la de defender de corsarios y berberiscos el golfo de Cádiz y así proteger la flota de Indias. Levantó junto a Mendoza el sitio turco a Orán y Mazalquivir y reconquistó el peñón de Vélez de la Goméra. Socorrió y defendió a Malta y Sicilia del ataque del turco Solimán y en 1568 fue nombrado Capitán General de las Galeras de Nápoles, auxiliando la armada de D. Juan de Austria.

Pero sin duda alguna su gesta más importante es su participacion al mando de la escuadra de socorro o de reserva en combate, formada por 30 galeras en la Batalla de Lepanto. La inteligente actuación de D. Álvaro fue decisiva en el resultado final de la batalla, al intervenir con sus naves de socorro impidiendo que otras galeras turcas puedan unirse al nucleo de la batalla que se estaba desarrollando, y enviando 200 hombres de apoyo a la galera de don Juan. La lucha duró una hora y media. Con esto, el centro de la flota turca queda deshecho, al igual que antes su flanco derecho. Alí Baja fue abatido por siete disparos de arcabuz y un soldado de los Tercios, Andrés Becerra, descolgó el estandarte otomano y un galeote cortó la cabeza de Alí ofreciéndosela a Juan de Austria. Cae rendida la galera capitana turca y los cristianos se apoderan de su estandarte.
Bazán con la escuadra de reserva, consiguió detener un nuevo ímpetu del ataque turco, que estuvo a punto de cambiar la suerte del combate.
La victoria de la batalla fue atribuida a la Virgen del Rosario, y se incorporó al rezo del rosario la letanía "auxilium cristianorum".

Otro de sus grandes logros militares fue en la batalla naval de la Isla Tercera (Azores), con una aplastante victoria contra los franceses e ingleses y ocupación de aquellas islas. Precisamente esta batalla se considera el nacimiento de "la Infantería de Marina", dado que D. Álvaro de Bazán empleó por primera vez en la historia fuerzas de infantería de tierra para la ocupación de playa y terreno.

La vida militar de Álvaro de Bazán va indisolublemente unida a las grandes gestas de la Marina española en tan glorioso tiempo. Fue hombre de confianza de Felipe II y este por sus méritos militares le nombró Capitán de la Mar Océana y Almirante de la Marina y le concedió el título de Marqués y tomo el nombre de Marques de Santa Cruz por ser señor de la villa de Santa Cruz de Múdela, con lo que el Viso del Puerto (Ciudad Real) paso a llamarse Viso del Marqués (hasta el dia de hoy). Además D. Álvaro compró a Felipe II el señorío de la villa de Valdepeñas.

A nuestro paisano le encomendó S.M. el rey Felipe II la preparación de "la Grande y Felicísima Armada" que los ingleses llamaron "la Invencible". Esta fue su última encomienda, dado que cuando planeaba minuciosamente el ataque y preparaba la Armada en Lisboa le sobrevino la muerte el 9 de febrero de 1588. Quien sabe si no hubiera tenido un final distinto la empresa de la conquista de Inglaterra si hubiera estado, como quiso desde un principio Felipe II, D. Álvaro de Bazán a su mando.

.-Honores y reconocimientos.

Muchos son los honores que se le han brindado en vida y tras su muerte a D. Álvaro de Bazán. Además de los diversos nombramientos a los que he hecho referencia en la Armada, el título de Marqués de santa Cruz, el de Caballero de la Orden de Santiago y que la propia localidad de El Viso cambiara su nombre en su honor, otros reconocimientos civiles y militares han laureado su persona.
Así, el archivo español de la Armada Española, es el "Archivo General de la Marina Española Álvaro de Bazán" cuya sede se encuentra en el Palacio del Marqués de Santa Cruz, en la localidad de Viso del Marqués. (Este palacio fue arrasado por los franceses en la Guerra de la Independencia, quizá como venganza postuma por las derrotas sufridas de su mano, y reconstruido tras la Guerra Civil en 1949) (ya saben lo que hicieron en nuestra ciudad con los restos del Gran Capitán). (muy "ilustrados" ellos).

También la Armada le ha dedicado el nombre de una fragata en su honor. La fragata Álvaro de Bazán (F-101) es una fragata de la Armada Española, cabeza de su clase a la cual da nombre. Fue botada en Ferrol el 31 de octubre de 2000 .

Además de numerosas calles repartidas en toda la geografía española, los dos monumentos más significativos son los que se encuentran en El Viso del Marqués de Ciudad Real, y el que preside la Plaza de la Villa de Madrid. Este último es el más importante por el lugar que ocupa, presidiendo la plaza del Ayuntamiento de la Capital de España, muy cerca de la Plaza de Oriente, y porque fue realizado por el mismo gran escultor que hiciera el monumento de Isabel la Católica de nuestra ciudad. El gran Mariano Benlliure.

Y lo dicho, aquí en Granada una calle y poco más.

Fue mecenas de pintores y escritores, y el mismísimo Lope de Vega le dedicó una obra y numerosos versos.

Es bueno que no olvidemos en nuestra ciudad a tan gran marino, tan fiel servidor de España y tan eficaz siervo de Felipe II. Un grande en una época grande. Un "granaíno" que llevó y lleva nuestro nombre por todo Occidente. Un almirante de talla igual o mayor del de otros paises como el Almirante Nelson. Un paisano universal.

El fiero turco en Lepanto,
en la Tercera el francés,
y en todo mar el inglés,
tuvieron de verme espanto.
Rey servido y patria honrada
dirán mejor quién he sido
por la cruz de mi apellido
y con la cruz de mi espada.

(Poesía dedicada por Lope de Vega en 1588 a D. Álvaro de Bazán)

3 comentarios:

Eugenio M. Olivares-Merino dijo...

Estupenda entrada, Ángel, y bien documentada.
Saludos desde Utopía.

Angel Henares dijo...

Gracias Eugenio. Tu Blog For All Seasons también lo sigo.
Recuerdos a Tomás Moro

miguel dijo...

Muy interesante y muy documentada tu entrada.

Se ha producido un error en este gadget.

Siguelo vía Email

BEATIFICACIÓN DE JUAN PABLO II

BEATIFICACIÓN DE JUAN PABLO II
1 de Mayo de 2011

Año de la Fe 2012-2013

Se ha producido un error en este gadget.