martes, 2 de febrero de 2010

Candelas

Camino del trabajo, en el coche, pongo la radio y descubro que en un par de emisorias anuncian el acontecimiento del dia.....¡¡¡¡Es el día de la marmota!!!!
IMPRESIONANTE. Fantástico evento. Colosal festividad. Extraordinaria fecha. Me estoy emocionando....

¿Qué hago yendo a trabajar en un dia así? ¿Cómo es que no me he quedado en casa haciendo recortables de marmotas? ¿Qué tiene esta fecha de particular que es tan reconocida en España?
Bueno, aparte de la simpática película "Atrapado en el tiempo", del cazafantasmas Bill Murray, la "liturgia" (por llamarlo de alguna manera) de este dia, es la siguiente: (No se si podré terminar de contarla porque la emoción me embarga). Se saca a una marmota de su tronco antes de que amanezca... (me caen dos lagrimones como dos soles por las mejillas), se le pone a la intemperie (pobrecica ella) y si Punxsutawney Phil (que es como se llama la marmota) (que significa "el fiscal me ha dicho que no me salga más de la fila o me dará con la vara") ve su sombra, entonces habrá (y esta es la parte más triste) (esto lo hago por ustedes, que no puedo más) 6 semanas más de invierno. Y si no, pues no. Vamos, que la marmota es el José Antonio Maldonado de EEUU.

Y todo esto a pelo. O sea, sin una bandica detrás tocando "pasan campanilleros" ni un triste toque de corneta ni ná.
Vamos, algo inhumano para la marmota que le han dado el madrugon sin pregón ni nada. Y luego dicen de los toros.

Y terminado el asunto, meten otra vez a la marmotita en su cuevita, y los 30 mil fans del bicho se van a tomar chocolate con churros a la plaza Bib-rrambla de Pensilvania más contentos que un ocho si el invierno va a ser corto, y desconsolados si el invierno va a durar 6 semanas más.

Total, que cuando llego al colegio, entro al Oratorio a saludar al Señor, y al leer el Evangelio del día....¡¡¡SORPRESA!! ¡¡¡PERO SI HOY ES EL DÍA DE LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR!!! ¡¡¡EL DÍA DE LA CANDELARIA!!!

¡¡Toma ya!! Y las emisoras de radio y yo celebrando el día de la marmota. Tiene "percentiles"....

La verdad es que sorprende cómo nos encanta celebrar todo aquello que no es nuestro. Cómo una fiesta tan propia como "la Candelaria" la pasamos por alto y nos fijamos en eventos extraños a nosotros, que determinados sectores resaltan con tal de eclipsar cualquier festividad religiosa. No digo yo que fiestas como la de la marmota no tenga su valor antropológico y sociológico (aunque la revista del National Geographic haya constatado que la marmota sólo ha acertado un 28% de las veces), pero es que eso ocurre en el poblado de Punxsutawney, en el estado nororiental de Pensilvania, y aquí estamos en Europa-España-Andalucía, y aquí eso, pues nos importa un bledo (por no decir otra cosa).

El día de la Candelaria ya se celebraba en Jerusalem en el s. IV. En ella celebramos cuando, transcurridos 40 días del nacimiento del Señor, María, José y el Niño acuden al templo de Jerusalem para la purificación tras la cuarentena de la Virgen y para presentar Jesús. Además es el cuarto Misterio Gozoso del Rosario.
En este momento se produce la hermosa profecía de Simeón (que da imagen a nuestras dolorosas): "Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios, diciendo: -«Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel>. Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de él. Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos>".

Roma adoptó la festividad a mediados del siglo VII, y el Papa Sergio I (687-701) instituyó la más antigua de las procesiones penitenciales romanas, que salía de la iglesia de San Adriano y terminaba en Santa María Mayor. El rito de la bendición de los cirios, del que ya se tiene testimonio en el siglo X, se inspire en las palabras de Simeón: “Mis ojos han visto tu salvación, que has preparado ante la faz de todos los pueblos, luz para iluminar a las naciones”. Y de este rito significativo viene también el nombre popular de esta fiesta: la así llamada fiesta de la “candelaria”.

Otra de las tradiciones más hermosas, que tambien se está perdiendo, es la de acercar a los niños a las iglesias y bendecirlos. Todavía se realiza en muchos templos en este día o en domingo anterior, pero por desgracia se está perdiendo entre los que creemos.

Quizás muchos no sepan que en muchos lugares del mundo, sobre todo en Hispanoamérica, es el día del fin del periodo navideño, y que hoy, seguiendo la tradición cristiana que recuperó Juan Pablo II, es el día que se retira el Belén de la plaza de San Pedro del Vaticano.

En fin. Que como vemos tenemos muchas más cosas que celebrar, que vivir, que festejar e interiorizar, que ponernos a pensar en si la marmota se ve o no se ve la sombra.

Pero claro, en la capital mundial del laicismo añejo, mencionar todo esto es más que políticamente incorrecto.

Por mi parte: FELIZ DIA DE LA CANDELARIA, y que el invierno acabe cuando quiera (siempre que no llueva en Semana Santa, claro está)

Pdt: ¡¡FELICIDADES A TODAS LAS CANDELAS, en especial a la niña de mi amigo Alvaro!!

Pdt2: ¡¡Juan Carlos!!! ¡¡Que hoy es tu cumpleaños!! ¡¡¡FELICIDADES PATER!!!

2 comentarios:

monaguillo dijo...

Si es que hay que tener arte para hacer una entrada, y para ponerle nombre a una niña. jajajajaj.

¡¡¡Feliz día de la Marmota!!!!. jajajajaj.

Angel Henares dijo...

¡¡¡y que lo digas!!!
Yo que me creía que el día de la marmota era cuando te tirabas todo el día durmiendo...jajajaja
Pues nada. Felicidades a vosotros

Se ha producido un error en este gadget.

Siguelo vía Email

BEATIFICACIÓN DE JUAN PABLO II

BEATIFICACIÓN DE JUAN PABLO II
1 de Mayo de 2011

Año de la Fe 2012-2013

Se ha producido un error en este gadget.